Posteado por: eduardokilmister | 11 febrero, 2012

Eslabones

Todos somos parte de una cadena, muy larga. Tan larga como personas hay, como cosas, como el paso del tiempo que se acumula sobre si mismo (?. Ayer veía en el noticiero la protesta en contra de la megaminería Contaminante (Porque lo es, joputas, dejen de mentirle a la gente) de los vecinos de Tinogasta, Catarmarca, que cortaron la Ruta 60 para impedir el paso de camiones a la mina de Bajo La Alumbrera. Y, como no podía ser de otra manera, caen los polis a despejar el camino a palazos, con perros y balas de goma. Lo primero que pensé fue “Hijos de p… ¿No se dan cuenta que ustedes van a tener que tragarse también el agua con cianuro después?”. Pero me di cuenta de una cosa: ¿Qué sentido tiene agarrárselas con los polis? Ellos también son vecinos, son padres, son hijos, son tíos, etc igual que la gente a la que fajaban. Y no es lo único que tienen en común: Son el mismo pueblo, viven en la misma ciudad, y estoy seguro de que de cada 10, a por lo menos 6 o 7 le desagrada igual que a cualquiera esto de la megaminería… Y ellos también tienen una familia que mantener, con un sueldo que les pagan por su trabajo… Trabajo que eligieron por vocación, por ganas de cambiar las cosas, o por vaya a saber qué motivos. Cada vez que descargaban  su garrote sobre la espalda de alguien, cada bala de goma, cada cartucho lacrimógeno, era una orden que estaban cumpliendo, y estoy seguro que en la mayoría de los casos la cumplían bastante a su pesar. Pero, ¿Qué alternativa tenían? ¿Tirar el bastón y el escudo, y perder el empleo? No es tan sencillo. Me hubiera gustado muchísimo que la policía se hubiera detenido de golpe, se hubieran mirado y hubieran dicho: Paren, loco, paren ¿Qué carajo estamos haciendo? Ésta es nuestra gente, los vemos en el bondi, les compramos en los negocios, charlamos con ellos, son nuestros hijos, nuestras mujeres, nuestros amigos, el flaco que me vendió el auto, el almacenero de la esquina… Este es nuestro pueblo, es la tierra donde vivimos… Es lo que nos están robando, es el agua que bebemos la que contaminan. Que lindo hubiera sido que por una jodida vez estuvieran del lado del pueblo, y ver esos escudos volando por sobre las cabezas de los cerdos a quienes llaman “representantes de la voluntad del pueblo”, hubiera sido hermoso ver sus bastones caer con furia una y otra vez sobre las máquinas y camiones, los carros hidrantes y blindados demoliendo a choques las oficinas de Goldcorp y Xstrata, los perros dándose un banquete con la carne de la gobernadora Corpacci, y del intendente de Tinogasta, Hugo Ávila. Las fuerzas de seguridad no son más que uno de los últimos eslabones en toda la larga cadena de responsabilidades, y no están más que a un par de eslabones del pueblo liso y llano. Son iguales a nosotros, están inmersos en un sistema más grande que ellos, estamos inmersos en un sistema más grande que nosotros, sólo cumplimos órdenes. ¿Por qué no agarramos los palos y las piedras, y en lugar de arrojárnoslos entre nosotros, se los damos por la cabeza a los de arriba? Tenemos intendentes, gobernadores, presidentes. ¡La policía no tiene la culpa de la megaminería, de la injusticia social, de los campos inundados de esos engendros de laboratorio a los cuales llaman plantas! ¡Los culpables están más arriba, son esos a quienes elegimos cada cuatro años para que hagan Nuestra Voluntad! ¿Cuándo se olvidaron de que nosotros no somos títeres, y de que ellos son representantes y nada más? ¿Y encima permitir el crimental* de que nos hagan creer que meter un par de nombres en un sobre y luego en una caja nos hace libres? Cuando vayas a una protesta, no rompas el auto de tu vecino, el negocio de tu compañero, no golpees o insultes a alguien que sólo hace su trabajo, igual que vos, porque igual que vos necesita guita para mantener a su familia. Que tus piedras no reboten en un casco azul, que peguen en las ventanas de los que te gobiernan, que hagan sangrar las pútridas cabezas de los burgueses idiotas que un día se olvidaron que salieron del mismo barro que vos, y ahora se creen que están hechos de oro. No dejes que te mientan, porque tu libertad no viene de la mano de una bandera, de unas islas en el sur o de un voto cada cuatro años.

–Pal que no entiende–

*1984, George Orwell, neolengua. Crimental=Crimen mental. Acá usado de manera irónica/paradójica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: